octubre 31, 2020
Termostato cabel

Termostato cabel: comparaciones, características, tipos.

El termostato cabel es un dispositivo digital conectado a la red inalámbrica que permite ajustar la temperatura de un sistema de calefacción de un hogar, o un establecimiento comercial. Se caracteriza por ser un aparato de auto-regulación, es decir, para ahorrar energía.

Un termostato cabel se puede usar tanto para un sistema de calefacción personal, como para una calefacción central, donde el encendimiento y el apagado no están en las manos de los propietarios. Es cómodo, sencillo, va adherido a la pared mediante la conexión de cables y resulta fácil de manejar por los pocos botones que posee.

A continuación, hablaremos sobre cuáles son los mejores termostatos cabel, cuáles son sus funciones y qué los diferencia del resto de dispositivos de ajuste de temperatura. Conocer esta información te ayudará a ahorrar energía en el hogar y a calibrar la temperatura de acuerdo a las necesidades ambientales. ¿Es realmente una buena opción? ¡Quédate y descúbrelo!

¿Qué es un termostato Cabel?

Un termostato Cabel es un dispositivo tecnológico que controla digitalmente los cambios de temperatura de un sistema de calefacción. Cabel es una marca conocida por sus productos digitales de monitoreo y termostatos inalámbricos conectados a la red de Wifi.

Con este tipo de termostato los usuarios no tienen que ir directamente al caldero a ajustar, encender o apagar la distribución de calor. Puedes pensar en él como un aparato central que dirige las acciones del caldero mediante la instalación de un panel emisor y otro receptor.

características del termostato cabel

Por ejemplo, si se quiere tener la temperatura del hogar a 23°C, se manipula el termostato digital a través de una orden, estableciendo el límite de aumento o disminución, y entonces la calefacción bajará –o subirá– su difusión de calor hasta ese punto. Ni más, ni menos. Automáticamente, o a través de una programación.

¿Cuáles son las características del termostato Cabel?

A continuación, mencionaremos las características del termostato inteligente cabel, abordando sus singularidades que lo diferencian del resto de los aparatos climatológicos.

  • Un termostato cabel siempre vendrá con dos dispositivos. El primero va conectado directamente a la caldera mediante cables, conocido como receptor de mando. El segundo es el control inalámbrico con el que se puede ajustar la temperatura desde cualquier lugar del hogar, incluso la habitación. Este último cuenta con una pantalla digital y botones, emitiendo señales al receptor en todo momento.
  • Una vez que el aparato receptor recibe una señal o indicación sobre la temperatura, la caldera ajusta la temperatura de acuerdo a la ubicación de su distribución. Por ejemplo, si está calentando a 30°C y se desea bajar la temperatura a 22°C, entonces el receptor indicará al sistema de calefacción que vaya disminuyendo la emisión de calor en los radiadores.
  • El termostato emisor se alimenta mediante pilas con una autonomía superior a los dos años de acuerdo al uso. Por otro lado, la instalación del termostato receptor solo funciona para la calefacción de alimentación de energía 220V.

¿Cómo luce el termostato cabel?

Ambos aparatos digitales e inalámbricos son diseños sencillos, cómodos y prácticos. En primer lugar, el que va conectado al sistema de calefacción, es un aparato cuadrado, blanco y que incluye un sensor en el extremo izquierdo. Dentro del aparato se encuentran los puertos para conectar los cables del sistema de calefacción.

En segundo lugar, el dispositivo controlador presenta dos versiones de acuerdo al tipo de termostato comprado de la marca cabel. Uno rectangular con una pantalla donde muestra la temperatura, tres botones para cambiar el modo o ajustar la programación de la temperatura y finalmente la marca de la empresa.

La otra versión es más novedosa, cuenta con cuatro botones (uno para cambiar el modo, otro para programar la temperatura, uno de aumento calor y otro de reducción de distribución de calor) y una ruleta con diversos símbolos que permiten ajustar la temperatura de acuerdo a la hora del día (si es de día o de noche) también de acuerdo al clima exterior (si es verano o invierno).

¿Cuáles son los beneficios de un termostato cabel?

Evidentemente la comodidad es la principal ventaja del termostato cabel a diferencia de sus compañeros. Es un dispositivo que, una vez que se instale el panel del sistema de calefacción, bastará con llevar el mando de un lado a otro para controlar los ajustes de temperatura. Se puede tener en la sala, en la habitación o al alcance de los integrantes del hogar.

La segunda ventaja es la interfaz programable. A diferencia de los modelos tradicionales, donde solo se ajusta una temperatura para el resto del día, el termostato cabel rompe las barreras de tiempo. Es posible programar una temperatura para cierta hora del día. Por ejemplo, indicando al mando que, en dos horas, ajuste la temperatura a 24°. El aparato esperará a que culmine el cronometro y luego ajustará la temperatura a 24°C.

La tercera ventaja, y una muy importante a día de hoy, es el ahorro de energía. El termostato enciende y apaga el sistema de calefacción solo para lo justo y necesario. Luego de eso no permitirá que se siga consumiendo energía. Una buena noticia para los que se llevan las manos a la cabeza con las facturas de servicios energéticos.

ventajas de un termostato cabel

Quizás la única desventaja que presenta ante otros termostatos, como el Termostato Honeywell , es que no es inteligente. Es decir, no detecta cuáles son las necesidades de temperatura ni tampoco recuerda cuáles han sido los ajustes correspondientes a lo largo de un periodo determinado. De modo que siempre tendrá que haber intervención humana para estas particularidades.

¿Cuál es el mejor termostato Cabel?

CABEL Termostato Digital Inalámbrico 6360002

Es un termostato que, como bien lo dice su nombre, funciona mediante tecnología inalámbrica para controlar el sistema de calefacción.

Es un aparato programable, de auto-regulación y que se enciende y apaga a través de un mando trasladable que no supere los 300 metros de distancia.

Se alimenta con dos pilas alcalina, un aislamiento clase dos, regulación de tipo proporcional, dispositivo de telemando, dimensiones de 135 x 81 x 22 mm y fijación en pared o sobre caja para empotar.